Vista dinámica

sábado, 1 de marzo de 2014

En una bolsa mortuoria y a punto de ser embalsamado, resusitó

Lo metieron en una bolsa mortuoria y resusitó

Lo creyeron muerto, se lo llevaba la funeraria y pasó lo que nadie se esperaba. "Al llegar a la habitación para embalsamarlo nos dimos cuenta de que las piernas se movían ligeramente", dijo el único testigo de la situación. El estadounidense Walter Williams fue declarado muerto el miércoles en Lexington (Mississippi). Eso es, al menos, lo que declaró el forense Dexter Howard. "No tenía pulso, estaba muerto", dijo. Pero no era su hora...

Howard y Byron Porter, de la funeraria Porter e Hijos fueron aquel día hasta la casa de Williams, de 78 años, para recoger el cuerpo y embalsamarlo. A las nueve de la noche, el forense confirmó que estaba muerto. Así que metieron al cuerpo en una bolsa y volvieron a las oficinas, para preparar el funeral. Pero entonces, cuando iban en el coche, la bolsa que contenía el cadáver empezó a moverse, según dan cuenta diarios como El Mundo y The Independent.

"Al llegar a la habitación para embalsamarlo nos dimos cuenta de que las piernas se movían ligeramente", cuenta Howard en CNN. "Incluso respiraba un poco", continúa, testigo del insólito milagro.

Así que llamaron a la ambulancia. Llegaron los médicos y rápidamente empezaron a comprobar que el muerto, estaba vivo. Y, por increíble que parezca, escucharon un latido. "Los médicos entraron en shock, yo estaba en shock, todo el mundo estaba en shock", confesó el atónito médico de los muertos, que dice que, en 12 años, es la primera resurrección de su carrera. Hay trabajos en los que nunca dejas de aprender.

La única explicación la tiene la medicina. Williams llevaba implantado marcapasos, que debió pararse y, horas después, cuando estaba dentro de la bolsa, empezó a funcionar de nuevo. "Pudo volver a poner en marcha el corazón", afirmó el forense.

"Su hora aún no había llegado. Damos gracias a Dios", dijo, al enterarse, su hija Martha Lewis. Uno de los nietos, Eddie, confirmó a la CNN que él estaba en casa a las 9 de la noche cuando llegaron los forenses y que no podía dar crédito cuando, a las 2 y media de la madrugada del jueves, un primo de la familia llamó de la funeraria y dijo. "Todavía no. El abuelo sigue aquí".


Visto en: mdzol-
Palabras clave: muerto, cuerpo, embalsamarlo, funeral, marcapasos, medicina, forense, resurrección, vida, hospital.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todos los mensajes son moderados por el administrador