Vista dinámica

jueves, 1 de agosto de 2013

Impresión 3D con metal líquido


En estos días se ha producido un logro importante en pos de la ciencia y me pareció interesante como para compartirlo, se trata de impresión 3D con metal. Uno de los aspectos más significativos de la impresión en tres dimensiones es el material que se utiliza como base, que puede ser plástico o materiales comestibles y en algunos casos hormigón armado. Pero un grupo de investigadores de la Universidad Estatal de Carolina del Norte dio una vuelta de tuerca más a la impresión 3D, creando objetos a partir de metal líquido. La clave está en el tipo de metal, una aleación de indio y galio, que logra conservar su forma final a temperatura ambiente. El artículo no tiene desperdicio!

Se pueden imprimir piezas de plástico, prótesis, órganos, baterías, y comida. ¿Pero imprimir una pieza de metal? En general, el metal se ve más favorecido por el proceso de sustracción que de adición, tal y como lo vemos en cualquier máquina CNC que corta y/o perfora. Sin embargo, en esta oportunidad el punto de partida no es una pieza que se puede trabajar a voluntad, sino metal líquido.

Del mismo modo en que una impresora 3D convencional agrega capas de plástico una sobre la otra para dar forma a la pieza requerida, un grupo de investigadores creó piezas tridimensionales utilizando metal líquido. Pero hay algo más: El doctor Michael Dickey uno de los responsables de este proyecto, explica que los objetos hechos con este metal conservan su forma final, en vez de colapsar formando una gota gigante.

El video es más que interesante:


La estabilidad de la estructura está asociada directamente al tipo de metal, una aleación de galio e indio. Si hacemos un poco de memoria, el punto de fusión del galio está apenas por debajo de los 30 grados Celsius, por lo que puede derretirse en la mano. En el indio, la temperatura es más alta (157 grados Celsius), pero en una aleación con una relación de 75 por ciento de galio y 25 por ciento de indio, el punto de fusión es de unos 15,5 grados. A temperatura ambiente, el metal líquido adquiere una capa de oxidación sobre su superficie, provocando así que los objetos sean mecánicamente estables.

Algunas de las figuras hechas no son más que simples gotas apiladas, pero también han podido crear cables líquidos funcionales, gracias a la conductividad de la aleación. Como si eso fuera poco, el metal líquido es flexible, y también puede ser estirado. Con esta tecnología se podrían realizar reparaciones y soldaduras de alta precisión sobre circuitos e infinidad de aplicaciones en la industria aún por descubrirse.


Más sobre la impresión 3D

La impresión 3D es un grupo de tecnologías de fabricación por adición donde un objeto tridimensional es creado mediante la superposición de capas sucesivas de material.


Básicamente, imprimir en 3D es como hacerlo en 2D, sólo que en lugar de que la máquina deposite una capa de tinta sobre la superficie del papel según las instrucciones de una computadora, emplea un cabezal y una plataforma móvil que se eleva y se hace descender como sea necesario para crear un objeto tridimensional.

Una impresora 3D es una máquina capaz de realizar "impresiones" de diseños en 3D, creando piezas o maquetas volumétricas a partir de un diseño hecho por ordenador o mediante un escaneo 3D.


Las tecnologías avanzadas de impresión 3D, pueden incluso ofrecer modelos que pueden servir como prototipos de producto. También encuentra uso en los campos tales como joyería, calzado, diseño industrial, arquitectura, ingeniería y construcción, automoción y sector aeroespacial, industrias médicas, educación, sistemas de información geográfica, ingeniería civil y muchos otros.


Algunos métodos usan fundido o ablandamiento del material para producir las capas, mientras que otros depositan materiales líquidos que son curados con diferentes tecnologías. Cada método tiene sus propias ventajas e inconvenientes.


Los modelos comerciales son actualmente de dos tipos:

-De compactación, en las que una masa de polvo se compacta por estratos.
-De adición, o de inyección de polímeros, en las que el propio material se añade por capas.

Un dato interesante es que no se desperdicia material como en el caso de la fundición y mecanizado. Además, antes para fabricar objetos en serie se necesitaba una matriz. Ahora, fabricar uno, cincuenta o cien da lo mismo. El costo depende solamente del material que se utilice.


Visto en: neoteo-
Mas info: lanacion-
Palabras clave: técnica, metal, fundición, materiales, impresión 3D, CAD, escaner, CNC, fusión, calor, temperatura, mecánica, electrónica, superposición, ciencia, descubrimiento.

2 comentarios:

  1. Como artesano opino que a las impresoras 3D las creó el mismísimo Lucifer, pero bueno, supongo que tenemos que adaptarnos a la tecnología, o morirnos de hambre por orgullosos, como en mi caso :D

    ¿De hace cuánto es esta noticia?, porque los diseñadores que imprimen 3d ofrecen desde hace mas de un año la impresión en metal.

    ¿Te vas a construir unita?

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entiendo, esto va en contra de tu profesion pero igual creo que lo artesanal va a seguir teniendo el mismo valor único que se le da a cada obra de arte. La novedad es del mes de julio de 2013. Habria que ver a que tipo de impresion te referis, esto es impresion líquida con metal a temperatura ambiente.

      Eliminar

Todos los mensajes son moderados por el administrador