Vista dinámica

miércoles, 31 de julio de 2013

Zorro atropellado viajó 300 km en el paragolpes de un coche


Un hombre que viajaba desde General Alvear hacia el Gran Mendoza trajo, sin saberlo, a un zorro atrapado en el paragolpes de su auto. Lo increible es que el animalito viajó unos 300 kilómetros luego de haber sido atropellado y un día después fue rescatado con vida por un mecánico. Una historia muy conmovedora.

Mecánico que rescató el animal
Al llegar a destino, el automovilista se percató de que el animalito había viajado dentro del paragolpes desde el departamento sureño, y fue a un taller para que lo liberaran.

Una vez que fue sacado de su prisión, el zorro se quedó en el taller mecánico, donde le dieron agua y comida hasta que se lo llevó personal de Recursos Naturales.

Ahora es revisado por veterinarios del Zoológico de Mendoza y prontamente será llevado a su hábitat natural. El mecánico que rescató y cuidó del animal -se muestra a la derecha- cuenta que se había encariñado con el animal pero no tenia intenciones de quedarselo, más bien se encargo de llamar a la gente responsable en el tema.

El zorro gris suele vivir acá en Mendoza como en el desierto de Atacama en Chile o en Tierra del Fuego. Aunque se alimenta principalmente de carne (roedores, pájaros, reptiles), de vez en cuando puede comer frutas. Lamentablemente el mayor depredador del zorro gris es el ser humano, que lo caza por su piel. Además, algunos criadores de ganado lo persiguen pensando que mata a las vacas, pero es incapaz de atacar a una presa tan grande.

Se puede interpretar que es un canino salvaje de hábitos crepusculares y nocturnos. La presencia de estos animales en nuestros valles es importante porque dentro de su dieta están incluidos los roedores (mantienen controlada la plaga), además de pequeñas aves como perdices y martinetas.

Zorro gris

En general el zorro es curioso pero muy asustadizo y agresivo por lo que no se recomienda tratar de agarrarlo ya que seguramente sus mordidas, además de lastimar, provocan infecciones porque en su saliva contiene bacterias.


Yo tuve la oportunidad de ver uno de estos animalitos en el camino a Villavicencio, un reserva natural del pedemonte mendocino. No vi a un animal agresivo, es más, el tipo se había acostado a la orilla de la ruta, y no le temía ni a las personas ni a los automóviles, pero claro está, era un peligro para él. Por suerte una historia con final feliz.

Visto en: elsolonline-
Palabras clave: zorro gris, animal, fauna, naturaleza, viajes, accidente, transito, desierto, hábitat, silvestre, reserva.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todos los mensajes son moderados por el administrador