Vista dinámica

jueves, 27 de junio de 2013

Las fracturas: una severa lesión en el fútbol

Las fracturas: una seria lesión en el fútbol

El fútbol como tantos otros deportes es una actividad sumamente competitiva y sobreexigente, en términos de rendimiento y capacidad de todo el equipo. Sin embargo, el sobresfuerzo y la dureza del desarrollo de un partido de fútbol va ligado al trabajo individual de cada futbolista. Esto hace que continuamente los jugadores sufran diversas lesiones las cuales deben afrontar. Vamos a ver un video recopilatorio con 30 de las más duras lesiones del fútbol en todo el mundo. Para los impresionables les aviso que las imágenes son impactantes.

Existen muchos tipos de lesiones deportivas, vamos a ver el caso particular de las lesiones óseas.
Las principales lesiones que se producen son fracturas, esguinces, traumatismos y luxaciones.

-Esguinces: es la distensión más o menos violenta del aparato ligamentoso articular, pudiendo producir derrame sanguíneo o segregación abundante de líquido sesoro. También se le denomina torcedura o distorsión.
-Traumatismo craneal: es una lesión que se produce en el cráneo, por agentes mecánicos directos o indirectos. Dependiendo del impacto, el periodo de recuperación será mayor o será menor.
-Luxaciones: es la separación de modo anormal y permanente de las superficies articulares de los huesos que forman una articulación.

Nos interesa ésta ultima:

Fracturas: rotura con solución de continuidad de un hueso producida bruscamente a consecuencia de golpes, fuerzas externas o contracciones musculares violentas cuyas intensidades superen la elasticidad del hueso.

Aquí va el video, LAS IMÁGENES PUEDEN HERIR LA SENSIBILIDAD DE ALGUNAS PERSONAS.


Los estudios

Sistema oseo
En Estados Unidos, se realizó una revisión retrospectiva de 31 futbolistas que sufrieron una fractura de la pierna, tibia y peroné , o ambos por separado, por un golpe directo, mientras jugaban al fútbol.

En el estudio, se concluyó que quince fracturas implicaban fractura tanto de la tibia como del peroné, mientras 11 sólo la tibia, y 5 sólo el peroné.

La información se recogió mediante un cuestionario estandarizado, en el cual el tiempo medio de seguimiento desde el momento de la lesión fue de 30 meses.

Las lesiones por fracturas de piernas ocurrían en futbolistas jóvenes y competitivos durante situaciones de juego:
- Impacto durante un tackle deslizante (13, 42%),
- Choque con el portero (8, 26%)
- Dos jugadores opuestos chocan con un balón suelto (7, 23%)
- Impacto del oponente con el pie en tu tibia (3, 10%)

La mayoría de las fracturas (26, 90%) se produjeron con los jugadores portando espinilleras, que no soportaron el impacto. El punto de impacto en la fractura fue la espinillera en 16 casos (62%), por lo que se ve claramente que el material del que se fabrique la espinillera es fundamental para evitar la rotura.

El regreso al fútbol de competición tras fractura tiene un promedio de 40 semanas cuando uno rompe tibia y peroné, 35 semanas para las fracturas aisladas de tibia, ya las 18 semanas para las fracturas de peroné aislados.

Estos hallazgos sugieren que la reducción de las fracturas en las piernas en jugadores de fútbol son lesiones graves, y a menudo, requiere un tiempo de recuperación muy prolongado. Además, este estudio cuestiona la capacidad de espinilleras para proteger tus piernas contra las fracturas.


Datos alentadores

Datos alentadores
 La mayoría de los jugadores de fútbol que han sufrido una fractura regresan al campo de juego con el mismo nivel de rendimiento que antes de la lesión.

En un estudio de Escocia, los jugadores lesionados demoraron 15 semanas en recuperar su capacidad deportiva. Las fracturas de las piernas los retuvieron fuera del campo deportivo más que las de las extremidades superiores.

Las fracturas son el 10 por ciento de las lesiones en el fútbol (amateur, semi y pro), publican los autores en American Journal of Sports Medicine.

El equipo de Robertson estudió las fracturas de más de 517.000 personas mayores de 15 años de la región de Lothian, en Escocia. Entre julio del 2007 y del 2008, los autores identificaron 367 fracturas asociadas con el fútbol en jugadores profesionales y recreativos; el 68 por ciento de esas lesiones había sido en las extremidades superiores (brazos y hombros).

Más del 95 por ciento había sido en atletas no profesionales, principalmente hombres.

En agosto del 2010, el equipo se comunicó telefónicamente con esos atletas para saber cuándo habían vuelto a jugar fútbol, si lo habían hecho con el mismo nivel deportivo y qué problemas tenían asociados con los huesos fracturados.

-El 86 por ciento de los jugadores había regresado al campo de juego dos años después de la lesión y el 83 por ciento lo había hecho con el mismo nivel deportivo o superior.

-Los que se habían fracturado un hueso de la pierna, el tobillo o un pie demoraron unas 26 semanas en volver a jugar, comparado con las nueve semanas que tardaron en recuperarse los que se habían fracturado el antebrazo, la muñeca, la mano o un dedo.

-Las fracturas de los miembros superiores fueron dos veces más comunes que las de las piernas, pero estas últimas demandaron más cirugías y causaron más síntomas persistentes, además de un período más prolongado fuera del campo de juego.

-A los dos años de la lesión, el 39 por ciento de los jugadores seguía teniendo problemas asociados con las fracturas, pero sólo en un 20 por ciento de los casos afectaba el rendimiento.

-Los jugadores con la clavícula, la muñeca o la mandíbula fracturadas eran los que menos posibilidad tenían de volver a jugar. "Son lesiones grandes", lo que explicaría la decisión de abandonar el fútbol, dijo Robertson.

-Pero dos tercios de los que no volvieron a jugar mencionaron motivos personales, como miedo de volver a lesionarse, en lugar de complicaciones como dolor constante o rigidez.

-Los jugadores operados demoraron 34 semanas en volver a jugar, mientras que el resto tardó unas 11 semanas. Además, los primeros fueron mucho más propensos a conservar algunos síntomas y a haber perdido cierta capacidad deportiva.


Impacto entre jugadores

Impacto entre jugadores

El fútbol es el deporte que causa más fracturas maxilofaciales, según revela el presidente de la Sociedad Española de Cirugía Oral y Maxilofacial (SECOM).

"En el momento en que dos jugadores colisionan a gran velocidad para hacerse con el control del balón exponen sus cabezas al riesgo de fractura por el impacto de una bota, un codo o de otra cabeza", advierte el doctor Arturo Bilbao. En estos casos son el hueso malar y el arco cigomático lo que "realizan una función de parachoques que protegen al resto del cráneo al hundirse evitando lesiones más graves".

Así, la sociedad médica calcula que el 30 por ciento de las fracturas maxilofaciales son debidas a la práctica del deporte, y la mayoría de ellas, 6 de cada 10, están causadas por el fútbol. Los huesos más afectados son los de la zona central de la cara (60%), mientras que las referidas a la zona maxilar suponen menos de la mitad.

Respecto a qué ha motivado dicha fractura, en la mayoría de los casos ésta es debida a la colisión con otro jugador, en particular con otra cabeza. Mientras, las contusiones en la articulación temporomandibular son provocadas, sobre todo, por codazos; y las patadas en la cabeza son el principal origen de las fracturas múltiples.

Los datos anteriores nos sugieren que continuamente se deben mejorar las protecciones que deben llevar puestos los jugadores de fútbol para poder así prevenir las extensas y para nada dichosas lesiones deportivas y su consiguiente recuperación. Así mismo, el arbitraje es el encargado de sancionar todas aquellas acciones antideportivas por parte de un jugador hacia otro mediante la amonestación correspondiente.


Mas info: blindaxe, terra, europapress, jugadoresdefutbol,-
Palabras clave: fútbol, fractura, lesión, falta, deporte, riesgo, huesos, medicina, salud, recuperación, expulsión, sanción, arbitraje, partido, juego.

3 comentarios:

  1. EEEEE cómo va eso!!! Soy yo!!! Tu seguidor estrella!!! No te abandoné!!!!

    Che la de la foto es para roja directa. Por cierto, ya tuve luxación en clase de gimnasia en mis años mozos y corriendo detrás de la pelotita. Esguinces, ufff, en los dedos, a montones, en clases de artes marciales (soy un guerrero). Y de tobillo en el gim. Espero poder tener pronto alguna fractura y traumatismo craneal, así lleno el álbum.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como estas! Si, volviendo a blogger, ya daré vueltas por tu web, saludos!
      PD: el traumatismo craneal ya es mucho, con alguna fractura ya alcanza :D

      Eliminar
  2. El fútbol es un deporte de contacto, y es inevitable que un jugador profesional sufra al menos una lesión grande, y múltiples menores, a lo largo de su carrera. Es muy importante para ellos tomarse su tiempo para recuperarse después de una lesión, puesto que, como bien expones, esta en juego su rendimiento.

    ResponderEliminar

Todos los mensajes son moderados por el administrador