Vista dinámica

miércoles, 26 de septiembre de 2012

41 horas encerrado en un ascensor

Encerrado en un ascensor

Hay situaciones que cambian nuestra vida de raíz. Hechos inesperados que cuando aparecen en nuestra vida tiran por tierra lo que éramos y nos convierten en una cosa completamente distinta. En muchas ocasiones, esos cambios son para mejor, una clara y lógica evolución en el proceso de maduración del ser humano. En otras, una situación traumática puede cambiar tu vida para peor.
Como lo fue esta historia ,que muchos ya conocen, pero que vale la pena rememorar. Me refiero al drama que Nicholas White vivió al estar encerrado nada menos que 41 horas en una caja de 2 x 2 mts. Sigamos leyendo el articulo para sumergirnos en la piel de esta persona que no la pasó muy bien.

Todo comenzó el viernes 15 de octubre de 1999. Nicholas White, un hombre de 34 años (gerente de producción, en Business Week), se había quedado hasta tarde en la oficina. En torno a las once de la noche, comentó a su compañera que bajaba a echarse un cigarro para liberar un poco de estrés, con la intención de volver en un rato, recoger la chaqueta y marcharse a disfrutar del fin de semana.

Las oficinas de Business Week estaban situadas en una planta 43 de un edificio de Manhattan. Una vez que White terminó su cigarro -en planta baja-, en vez de utilizar el ascensor con el que subía normalmente, se decidió a acercarse a otro ascensor sin paradas hasta la planta 39, para llegar un poco más rápido.

Entró en el ascensor, pulsó la planta 43 y, tras cerrar, el ascensor comenzó a subir rápidamente. Pocos segundos después el ascensor comenzó a tambalearse y las luces se apagaron de forma repentina. Cuando la luz volvió, el ascensor estaba totalmente parado.

Nicholas White
Nicholas White

Como cualquiera hubiera hecho en su situación, pulsó el botón de emergencia, esperando que alguien lo atendiera. Repitió esta acción durante una y otra vez sin respuesta alguna. Poco a poco se fue impacientando. No tenía un móvil que pudiera utilizar para informar al exterior y dado que el incidente había sucedido a las 11 de la noche de un viernes, las expectativas eran muy poco alentadoras.

Intentó abrir la puerta en repetidas ocasiones pero, al ser un ascensor sin paradas intermedias, todo lo que podía llegar a ver era una pared que le frustraría cualquier intento de escapar así del ascensor. Paseó por el pequeño ascensor, se tumbó en el suelo intentando dormir en distintas posiciones, jugó con las manos y pensó sobre cuales eran sus pocas opciones.

Entonces comenzó a sonar una alarma de incendios y el miedo se apoderó de él. Pocas semanas antes había tenido lugar un incendio en el edificio, sin mayores consecuencias, pero el recuerdo era más reciente. Comenzó a escuchar pequeños cambio de frecuencia en la alarma de incendios y, poco a poco, empezó a plantearse la posibilidad de morir.

Boton del ascensor

En cuestión de horas se había terminado los pocos cigarros que le quedaban en el paquete, y la ansiedad se apoderó de él. Volvió a intentar abrir las puertas. En esta ocasión consiguió un ancho suficiente para ver dos inmensos números trece pintados en la pared, uno en rojo y otro en negro. Definitivamente se encontraba en la planta 13, lejos de la planta baja donde había tomado el ascensor y más lejos aún de la siguiente salida en la planta 39.

En momentos así, es difícil no imaginarse lo peor. La visión de un hombre de mantenimiento abriendo el ascensor diez días más tarde para encontrar su cadáver era cada vez más plausible y más aterradora. A nadie le gusta morir, pero el pánico ante una muerte lenta y agónica es común a prácticamente cualquier ser humano.

¿Hola?
¡Ayuda!
¿Hay alguien ahí?
¡Estoy atrapado en un ascensor!

Estas eran las frases que repetía una y otra vez sin obtener respuesta alguna. Mientras tanto la alarma continuaba sonando firmemente mientras White veía su vida pasar. Abrió una vez más las puertas del ascensor para orinar, con la esperanza de que esa ‘incorrección’ hiciera saltar alguna protocolo de seguridad y por consiguiente una alarma que le permitiera salir de ahí. Pero de nuevo, nada sucedió.

De nuevo se volvió al suelo. Si ya era difícil conciliar el sueño en una situación así, más difícil lo hacía la incomodidad del suelo. Usó sus zapatos como almohada y la cartera abierta sobre su cara para conseguir un poco de oscuridad. Consiguió dormir, aunque espacios muy cortos de tiempo, despertándose una y otra vez para descubrir que la alarma todavía seguía sonando. Estaba atrapado en un ascensor y no era un sueño.

Llegó el momento de empezar a buscar culpables. ¿Por qué su compañera no había ido en su ayuda? La había dejado en la oficina con su chaqueta diciendo que volvería en un rato… y para aquel entonces ya tendría que haberse dado cuenta. ¿Y qué pasaba con la gente de seguridad? ¿Es que nadie estaba oyendo la alarma que había apretado ya demasiadas veces?

McGraw-Hill Building, el lugar de los hechos
McGraw-Hill Building, el lugar de los hechos

White empezó a plantearse que alguien debería pagar por todo el daño que estaba sufriendo. No era normal que una persona se quedase encerrada tanto tiempo en un ascensor impunemente. Tal y como estaba la situación, empezó a dar por hecho que la semana siguiente no iría a trabajar bajo ningún concepto.

Entonces su situación comenzó a degradarse de forma radical. Se tumbó en el suelo y se mantuvo ahí durante más horas de las que ya había estado. Hasta que en un momento dado, cuando White ya creía que había pasado una eternidad, escuchó una voz.

Voz: ¿Hay alguien ahí?
White: Sí
Voz: ¿Qué estás haciendo ahí?

La voz del interfono supuso que era un intruso, mientras White intentaba explicar su situación. Hasta que finalmente perdió los nervios con un:

¡Saquenme de una puta vez de aquí!.

Poco después, el servició de mantenimiento del ascensor le contactó por el interfono. Pidió a White que realizara unas maniobras con los botones. White preguntó en qué día estaba, y la sorpresa y el cansancio le llegaron repentinamente cuando descubrió que ya eran las cuatro de la tarde del domingo. Había pasado un total de 41 horas encerrado en el ascensor.

De pronto, el ascensor comenzó a moverse rápidamente, se ralentizó y se paró de nuevo. Por fin las puertas se abrieron. Allí le estaban esperando varios amigos y guardias de seguridad. White, tuvo claras sus primeras palabras: “Alguien podría haber muerto ahí dentro”.

White pudo salir por sus propios medios, tal y como muestra el siguiente vídeo con la grabación completa de las 41 horas que White pasó encerrado en el ascensor:


A la semana siguiente White, tal y como había planeado en el ascensor, no volvió a trabajar. Y como también había concluido en el ascensor, comenzó a buscar responsabilidades legales. Contrató a un abogado y denunció al edificio y a los encargados del mantenimiento, pidiendo por daños y perjuicios 25 millones de dólares.

Después de cuatro años de litigios, White acordó una cifra con los denunciados que nunca trascendió, pero siete años después, aún no había vuelto a encontrar trabajo. Y lo que es aún peor, jamás supo por qué el ascensor se paró durante 41 horas cambiando por completo el rumbo de su vida.


Después del video se hizo viral, Nicholas White fue entrevistado en Good Morning America y que también habló con la Associated Press . En sus entrevistas hablaba de la terrible experiencia que él pasó. En la entrevista de White reveló que él todavía utiliza ascensores. White dijo en broma que porque él todavía vive en Manhattan y sería imposible para él prescindir de ellos.



El video original despertó la imaginación de algunos humoristas quienes decidieron crear una parodia en base a la situación que White tuvo que soportar:


Que me cuentas, podría pasarle a cualquiera...  ¿y si te pasara a ti?

Visto en: recuerdosdepandora-
Otras fuentes: newyorker (Primero arriba, después abajo)-
Palabras clave: ascensor, Nicholas White, encierro, ansiedad, ayuda, socorro, mantenimiento, edificio, pánico, claustrofobia.

2 comentarios:

  1. Debio ser algo terrible, la verdad. Yo solo me he quedado una vez atrapada en un ascensor con una amiga, pero estuvimos muy poco tiempo, apenas un par de minutos o asi. No comprendo como este hombre pudo estar 41 horas atrapado, en un edificio tan grande alguien tiene que haber, no se, mantenimiento, seguridad, alguien que le ayudara. La verdad no me extraña que no fuera a trabajar en una semana y les denunciara, es lo de menos despues de semejante trauma.

    ResponderEliminar
  2. Yo creo que recurriría al canibalismo (sería algo horroroso sabiendo que estoy sólo en ascensor), al cabo de tres horas sin comer me recorre un hormigueo por todo el cuerpo, por el hambre ¡Maldición, por qué tendré este organismo y este cuerpo de atleta hot!

    Yo una vez sí me quedé atrapado en un ascensor; fueron al rededor de dos minutos, pero el terror se apoderó de mí, creo que debo ser claustrofóbico.

    ResponderEliminar

Todos los mensajes son moderados por el administrador