Vista dinámica

miércoles, 9 de noviembre de 2011

Parapentista atropellado por ave - Himalaya


En este asombroso video se puede ver como la suerte de una persona puede cambiar en cuestión de segundos. Un deportista ruso (Vladimir Paravoffka) que sobrevolaba en parapente por primera vez los hermosos paisajes del Himalaya tuvo un desagradable encuentro con la fauna del lugar, lo mas curioso fue que este encuentro ocurrido en pleno vuelo puso en una situación bastante incomoda al piloto.
El incidente ocurrió pasado 17 de octubre en la Cordillera Himalaya en la India. El águila voló hacia el parapentes enredándose en las cuerdas y causando un descenso poco feliz del audaz parapentista. Afortunadamente, el piloto usó el paracaídas de emergencia y todo terminó bien incluso para la propia ave. Si bien el momento en el cual toco tierra fue algo desagradable, ya que no solo se estrelló contra las ramas si no también resbaló algunos metros por el suelo empinado, Vladimir resultó sin lesiones, haciendo de éste hecho, solo una anécdota.

Sus compañeros de equipo relataron:
No mucho después de empezar el vuelo, se escucho por el intercomunicador un mensaje que decía: "Ayuda, aves asesinas, desplegando el paracaídas de emergencia".
Una vez en el suelo, Vladimir se revisaba para ver si tenia heridas. Luego avisó, donde había caído para que su equipo fuera a socorrerlo. Tras comunicar las coordenadas del punto donde había "aterrizado" ve que el ala del animal se movía (indicando que aun seguía vivo), situación que le extrañó al propio piloto.

Luego de haberse desatado de la intrincada red de cuerdas, comienzan una serie de divertidas comunicaciones por radio -que se pueden escuchar en el video, y si saben RUSO también las podrán entender- mientras Vladimir pelea con el pajarraco para tratar de liberarlo, Finalmente logra desatarlo y el ave escapa volando como si nada hubiera ocurrido. Actualmente es desconocido el paradero del Aguila.

Esta zona del Himalaya es famosa por sus vuelos altos en parapente y además de un hermoso paisaje montañoso. Cada año en octubre y noviembre es visitado por cientos de pilotos de parapentes de todo el mundo. Estos vuelos a menudo se realizan cerca de las águilas, a las cuales consideran amigas y ayudantes -muestran el flujo de aire en el que el planeador sube (ascendentes térmicas)-. Pero esta vez las Águilas estaban del otro lado, volando muy cerca del parapentista. Aparentemente las aves se confundieron llevándose por delante las cuerdas con lo cual el piloto ya no pudo seguir volando, mas bien comienzó un frenético descenso en caída libre, teniendo que utilizar el paracaídas de reserva. La espesa vegetación hizo que, por milagro, ambos, humano y ave, no sufrieran traumas, ya que podrían haber resultado con heridas debido a las ramas de los arboles o las rocas del suelo. El pájaro se encontraba en un estado de shock, pero felizmente fue desatado y liberado por el mismo piloto.



Las águilas han sido utilizadas por muchos pueblos como símbolo nacional y especialmente símbolo imperial, mostrando tanto poderío como belleza. El águila es una representación habitual de las monedas y es signo de la divinidad o del imperio. Como no puede ser de otro modo un símbolo tan importante como el águila no puede dejar de estar presente en la literatura. Les dejo como plus uno de los cuentos del libro "Cuentos espirituales del Himalaya" con un mensaje muy profundo, para reflexionar.



El águila:

Sobrevo1ando un gallinero, un águila dejó caer uno de sus huevos, del que un tiempo después nació un aguilucho. El aguilucho fue muy bien recibido y aceptado por las gallinas y jugaba con los pollitos. Aprendió a caminar, correr, jugar y hablar como una de sus compañeras y estaba obviamente convencida de ser una gallina más.
Así pasaron muchos meses. La rapaz formaba parte del gallinero y en nada desentonaba del comportamiento de las gallinas, aunque fuera tan diferente a ellas en su forma. Pero un día cruzó por el despejado e inmenso firmamento una bandada de águilas. El águila-gallina se quedó admirada por el vuelo de aquellas poderosas aves. Algo muy intenso se removió en lo más profundo de ella y trató de volar. Ante su propia sorpresa, pudo remontar hábilmente el vuelo hacia el horizonte. Entonces de pronto, descubrió que era un águila y se sintió llena de gozo y de vitalidad, surcando los espacios ilimitados.

Estamos tan identificados con nuestros apegos y afanes, memorias y proyectos, procesos físicos y mentales, el ego y la personalidad, que nos hemos convertido en ajenos para nosotros mismos, en servidumbre con lo que es adquirido y no real. Externalizados, corremos en pos de nuestra propia sombra, ignorando nuestra realidad más profunda y reveladora. Pero si nos aplicamos a la búsqueda interior y vamos aprendiendo a aproximamos a nuestra naturaleza más íntima, recobraremos la libertad interior, la bendita presencia del ser y el luminoso sol interno al que durante mucho tiempo hemos dado la espalda.
Somos lo que creemos que somos, nos convencemos de que no podemos más que vivir con nuestros defectos, olvidando que éstos crecen según lo que nosotros los alimentemos, obstaculizando nuestro desarrollo y como dice el segundo cuento siendo una sombra de nuestro ser que puede acabar consumiéndose.
Muchas veces son otras personas las que nos ayudan a salir de ese círculo, por lo que nos puedan decir o porque el autoconocimiento no sólo se alcanza en solitario sino intercambiando ideas, sentimientos y pensamientos con los de nuestro entorno. "Inteligente es aquel que conoce a los demás, sabio el que se conoce a sí mismo", decía Lao Tse.

Web oficial: stpython
Palabras clave: parapentista, águila, vuelos , Himalaya, montañoso, India, paracaídas, ruso, fauna, aves, incidente, caida, ascendente termica.

3 comentarios:

  1. Lo he visto por TV, pero tremendo el susto que se ha dado el pobre. El final bien podría haber sido otro.
    Un saludo, y gracias por tu visita.

    ResponderEliminar
  2. Genial, una de esas historias para contar a los nietos.

    La verdad, yo águila, lo agarraba a picotazos al parapentista. Me pregunto si esto sucede con frecuencia; quiero imaginar que no, porque es una peligro para ambas especies, tanto insectos humanos como batracios águilas.

    Saludos, da svidanya uvazhaemyi Dr.

    ResponderEliminar
  3. Una noticia verdaderamente insólita!

    ResponderEliminar

Todos los mensajes son moderados por el administrador